fbpx

Guía para compradores de bienes raíces primerizos

Si estás buscando una opción para comprar casa, ya sea para vivir o invertir, comunícate con nosotros por WhatsApp aquí.

Si estás por enfrentarte por primera vez al mercado de los bienes raíces y no sabes bien por dónde empezar, en esta ocasión te presentamos una guía de las 10 cosas que necesitas saber antes de lanzarte a la búsqueda de tu casa ideal.

  1. Asesórate con un profesional para que sepas cómo elegir un crédito hipotecario que se ajuste a tus necesidades. El proceso para comprar bienes raíces suele ser largo, pero puedes ahorrarte mucho tiempo y evitar sorpresas desagradables si antes de comenzar la búsqueda de tu casa ideal empiezas por revisar la parte del financiamiento, esto te permitirá conocer de antemano qué monto puede alcanzar tu crédito y así podrás enfocar tu búsqueda en propiedades que estén dentro de tu presupuesto. Si empiezas el proceso primero eligiendo casa y después buscando el financiamiento, puede que te lleves la sorpresa de que no alcanzas el monto necesario para comprar o incluso, enterarte de que no eres sujeto de crédito.
  2. Determina cuál es tu presupuesto para comprar una casa. Los especialistas recomiendan que el pago de todas tus deudas no supere nunca el 35 % de tus ingresos, esto incluye no solo la hipoteca sino también otros préstamos o pagos de tarjetas de crédito. Además, debes tomar en cuenta todos tus gastos mensuales y un porcentaje de ahorro para emergencias. Al considerar estos factores podrás determinar qué cantidad realmente puedes destinar al pago mensual de tu casa.
  3. Recuerda que un crédito hipotecario no te financiará el costo total de la vivienda, por lo que será necesario que cuentes con un ahorro que te permita cubrir el enganche de aproximadamente el 20% del valor de la propiedad; además, debes estar preparado para hacer otros pagos como el costo del avalúo, los gastos notariales, impuestos e incluso algunas reformas o adaptaciones a la vivienda.
  4. Más allá de los pagos iniciales y el monto mensual de la hipoteca, debes considerar que ser propietario de un inmueble implica también asumir los costos de mantenimiento y reparaciones (que serán necesarios con el paso del tiempo), el impuesto predial que pagarás año con año e incluso las cuotas vecinales si tu casa se encuentra en una privada.
  5. Tómate tiempo para revisar detalladamente el contrato que vas a firmar para adquirir tu casa. Este tipo de documentos (largos, en letra chiquita y llenos de tecnicismos) son casi una invitación a no leerlos. Pero recuerda que estás por firmar un contrato legal que implica fuertes obligaciones financieras por un largo periodo, así que debes estar plenamente consciente de qué es lo que estás firmando. Si tienes dudas sobre los términos del contrato, asesórate con un profesional y pide que se clarifiquen aquellos puntos dudosos.
  6. Para evitar ser víctima de fraude es importantísimo asegurarte de que la vivienda que quieres comprar está libre de adeudos y que la persona con la que estás tratando es la propietaria o tiene la autorización legal para vender. Esto lo puedes averiguar acudiendo al Registro Público de la Propiedad, dependencia que te entregará un documento que detalla la situación legal del inmueble en cuestión.
  7. Antes de decidirte a comprar la que parece ser la casa de tus sueños debes considerar tus planes a largo plazo. Pregúntate cómo te ves dentro de 10 años, qué tipo de trabajo quieres realizar, si piensas casarte y tener hijos. Al responder este tipo de cuestiones tendrás un panorama más claro sobre el tipo de propiedad que deberías buscar. Toma en cuenta que las cosas que te gustan hoy pueden no ser la mejor idea cuando llegues a una edad más adulta.
  8. Si estás pensando comprar una casa que necesita mejoras o que, aunque nueva, no cuenta con todos los acabados, debes hacer cuentas serias sobre lo que te costará convertir en realidad los planes que tienes en tu mente. No cometas el error de pensar solo en el costo de la pintura o de la cocina o los clósets; también debes tomar en cuenta los costos de mano de obra, lo cual puede aumentar considerablemente el presupuesto, haciendo que el proyecto quede a medias o no logre la calidad que tú imaginabas.
  9. Compra la casa que sabes que puedes pagar, no la que el banco cree que puedes pagar. Si tienes un trabajo estable y buenos ingresos, es posible que el banco te ofrezca un crédito hipotecario mucho más alto de lo que tenías en mente, pero antes de decidir aprovecharlo completamente, debes hacer un análisis muy honesto de tus gastos; toma en cuenta no solo tus pagos mensuales, piensa en aquellos gastos que no son periódicos pero que necesitarás hacer a lo largo de los años que dure tu hipoteca; estamos hablando de cosas como cambiar de auto, mantenimiento de la propiedad, la educación y salud de tus hijos. Estos factores podrían complicarte en un futuro los pagos de la hipoteca.
  10. Un buen consejo es utilizar un agente inmobiliario. Si bien muchas personas prefieren evitar contratar un agente de bienes raíces para ahorrarse la comisión, lo cierto es que estar asesorado por un profesional tiene sus ventajas. Un agente inmobiliario te guiará a través del proceso de compra, encontrará propiedades que se ajusten a tu lista de deseos y presupuesto, te ayudará a negociar el precio, te recomendará las mejores opciones de crédito hipotecario y te asesorará para realizar todos esos trámites engorrosos que conlleva la compra-venta.

Comprar una casa es una gran decisión y, si bien puede ser una buena inversión financiera, hay mucho que considerar antes de dar el gran paso.

Fuente: Hub Inmobiliario

Cerrar menú
WhatsApp chat